Yayeyo logotipe

Resumen Narrativa Hispanoamericana y Gabriel García Márquez

Durante la primera mitad del siglo XX triunfó la novela realista en Hispanoamérica, influida claramente por las particularidades de la naturaleza y los problemas políticos y sociales constantes.

Merecen ser citadas Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, Don Segundo Sombra de Ricardo Güirales, La Vorágine de José Eustasio Rivera y El mundo es ancho y ajeno de Ciro Alegría.

A partir de 1940 esta novela realista es sustituida por el “realismo mágico”. Cuyas características con las siguientes:

Citamos a Miguel Ángel Asturias, premio Nobel con Leyendas de Guatemala y El Señor Presidente, una obra que vuelve a tratar el tema de los dictadores.

Alejo Carpentier con Los pasos perdidos y El siglo de las luces, Introduce música en sus novelas como se observa en El Concierto barroco.

Jorge Luis Borges, de amplia cultura fue un erudito ya desde joven. Se dedicó a la poesía, realtos cortos y ensayos. Mencionamos Historia Universal de la Infamia, Ficciones y El Aleph. En todas ellas desafía al lector con diatribas, ejercicios mentales, etc

Juan Rulfo, con El llano en llamas, conjunto de relatos de una región desolada y miserable y Pedro Páramo, que transcurre en una aldea muerta donde todos están muertos.

A partir de 1960, la novela hispanoamericana recibe fama internacional en el llamado “boom”. Se debe a una excelente calidad de los escritores y un afán por la experimentación. Se sigue con el realismo mágico y la crítica social. Mencionamos Ernesto Sábato, El túnel; Juan Carlos Onetti, El astillero; Julio Cortázar, con Rayuela, una obra compleja y original cons distintas formas de lectura; Mario Vargas Llosa, premio Nobel, destaca con Los jefes, La ciudad y los perros, Conversación en la catedral, La tía Julia y el escribidor, La fiesta del chivo,… Otros autores son Carlos Fuentes, Isabel Allende, Laura Esquivel,…

Gabriel García Márquez, autor colombiano, representa esta corriente. En su primera etapa pone énfasis en integrar las novedades formales de Faulkner. Vemos un mundo de realismo mágico unido con exageración, humor e intencionalidad crítica. La mala hora, El coronel no tiene quien le escriba, La hojarasca, Los funerales de la Mamá grande.

Cien Años de Soledad es la obra cumbre. La fantasía y lo real conviven en perfecta armonía. El libro nos narra la historia de Macondo, un pueblo que puede simbolizar Colombia o la humanidad entera. Los protagonistas son la familia Buendía, desde su fundación hasta su desaparición. La historia coincide con la de Colombia (guerras civiles, ferrocarril,etc). La acción transcurre en 100 años pero cuenta toda la historia de hispanoamérica. El tiempo interno de la novela es cíclico, siempre se repite y acrónico. El autor recurre a flashbacks y se supone la presencia de un narrador omnisciente (que al final no lo es), se produce una rapidez narrativa, un recurso a la hipérbole continuo y una precisión numérica humorística.

Posteriormente publica El otoño del patriarca, profundiza en el realismo mágico. Trata el tema del dictador pero con prosa barroca lo que dificulta su lectura.

En su última etapa renuncia a las novedades formales y encontramos novelas más clásicas como Crónica de una muerte anunciada, El amor en los tiempos del cólera, El general en su laberinto y Memoria de mis putas tristes