Yayeyo logotipe

Resumen Novela realista y Benito Pérez Galdós

En la segunda mitad del siglo XIX se instaura el bipartidismo entre moderados y conservadores. La corriente filosófica más importante es el positivismo científico. El krausismo también tiene cierta importancia en algunos autores. Predomina la novela.

El realismo impone la verosimilitud, con descripciones detalladas y precisas, con un lenguaje que intenta imitar al de la población, con temática burguesa y personajes con un trasfondo psicológico. También se hace popular el folletín, un tipo de novela por entregas.

A su vez en Francia surge el naturalismo de Zola que influirá en los escritores españoles. El naturalismo afirma que todos los personajes obran según su biología y su momento histórico.

Algunos autores importantes son Fernán Caballero (seudónimo de Cecicia Böhl de Faber) con La Gaviota que refleja el ambiente popular andaluz.

Alarcón, en un principio romántico, escribió El sombrero de tres picos, un relato lleno de sabiduría técnica.

Pereda, de la zona cántabra escribió Sotilezas y Peñas arriba.

Clarín trató el tema del adulterio y el conflicto yo-mundo en La Regenta.

Emilia Pardo Bazán escribió Los pazos de Ulloa

El escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, el más naturalista habla del mundo rural valenciano en Arroz y tartana y La barraca.

El escritor más importante fue Benito Pérez Galdós. Nació en Canarias pero vivió mucho tiempo en Madrid. Durante una gran parte de su vida escribe los Episodios Nacionales cinco series de 10 novelas cada una (salvo la última serie) en las que un personaje pasa por acontecimientos históricos. Algunos títulos son Trafalgar, Bailén, Zumalacárregui.

En la primera época de Galdós este tiene un firme objetivo persuasivo. Galdós defiende sus ideas usando las conductas y opiniones de los personajes de la obra, los comentarios del narrador y recursos como la ironía, la hipérbole o el simbolismo. Cae en el maniqueísmo. Merecen citarse Doña Perfecta, Gloria, Marianela o La familia de León Roch.

En su segunda etapa, Galdós retratala sociedad de su época, ya no se busca la persuasión y los personajes tienen una psicología profunda. Aparece el naturalismo. Algunas obras son: Fortunata y Jacinta, Miau, El amigo Manso. A través de los barrios de Madrid se obtiene una visión global de España. Diálogos abundantes y un narrador cronista.

En su tercera etapa, Galdós desarrolla novelas con temas más trascendentales y morales. Nazarín, Halma, Misericordia, El abuelo. Los personajes son pobres pero idealistas y de altos valores morales.

Finalmente Galdós desarrolla novelas con elementos maravillosos y fantásticos. Casandra, El caballero encantado, La razón de la sinrazón.