Yayeyo logotipe

Teatro Español de segunda mitad de siglo XX y Antonio Buero Vallejo

La comedia de salón evoluciona a teatro cómico y de evasión, con intención satírica, diálogos cuidados y argumentos burgueses. Mencionamos Edgar Neville con El baile, Luca de Tena con ¿Dónde vas Alfonso XII? y Alfonso Paso con Los pobrecitos y Enseñar a un sinvergüenza.

Pero tenemos que destacar a Miguel Mihura. Desde joven con Tres sombreros de copa ha escrito teatro de humor. Dirigió La Codorniz y escribió guiones como Bienvenido Mr. Marshall. Los temas son burgueses: amistad, sexo, compañerismo, convencionalismos,… pero tratados con un humor relacionado con la vanguardia y lo absurdo. Situaciones inesperadas, personajes irreales. Otras obras son Sublime decisión, Maribel y la extraña familia, Ninette y un señor de Murcia.

En los años 50 el teatro se impregna de temática existencial y después social. Los autores presentan problemas concretos que les causó problemas para ver sus obras representadas en escena. Se sigue una estética realista con tres actos, verosimilitud, cronología lineal. Alfonso Sastre con Escuadra hacia la muerte, unos soldados obtienen la libertad pero no saben qué hacer con ella. Lauro Olmo con La camisa sobre el paro; Carlos Muñiz con El tintero, sobre la opresión e intransigencia de la sociedad; José Martín Recuerda con Las salvajes en Puente San Gil; Antonio Gala con Los verdes campos del Edén.

A partir de los años 70 se asimilan las corrientes de experimentación europeas. No se pierde la crítica social pero sí se pierde el realismo. Ahora las obras mezclan la fantasía con lo real y se recurre a nuevos recursos expresivos dejando paso a la creación colectiva o a la improvisación. Se recuperan géneros teatrales olvidados como la farsa y el sainete.

Els Joglars, reúne experimentación y popularidad. El tema suele ser la perpetuación del poder. Citamos El diari, Teledeum, Uleú, president y Daalí.

Els comediants realiza montajes para grandes eventos sociales inspirados en mitos, rituales y ceremonias del paso de los humanos por la Tierra. Non plus plis y Catacroc.

Otros grupos son Tábanos y Los Goliardos.

Fernando Arrabal alcanzó gran éxito con el teatro pánico, un teatro vanguardista que combina terror, humor y simultaneidad. El triciclo y Pic-nic.

Francisco Nieva crea el teatro furioso con una libertad imaginativa y una intensidad expresiva.

A partir de 1975 surgen nuevos temas como las drogas, la cultura urbana,… Algunos autores son Fernando Fernán Gómez con Las bicicletas son para el verano; José Luis Alonso de Santos con Bajarse al moro; Ana María Diosdado con Olvida los tambores; José Sanchís Sinisterra con ¡Ay, Carmela!.

Antonio Buero Vallejo, su obra puede dividirse en tres etapas.

En la primera etapa encontramos obras realistas con carácter existencial. Recurre a símbolos como la escalera o la ceguera en Historia de una escalera y En la ardiente oscuridad.

En su segunda etapa se tratan temas sociales sin olvidar el existencialismo. Hoy es fiesta y Las cartas boca abajo donde surge una compleja psicología de los personajes. Son típicos los dramas históricos donde puede analizar la historia de España y sus condicionamientos sociales. Un soñador para un pueblo y Las Meninas.

De esta época es El tragaluz, la acción se estructura de forma más compleja y nuevos recursos para introducir el espectador en el drama.

En su tercera etapa Buero Vallejo se abre a las novedades técnicas (cronología irreal, escenarios irreales, mezcla de lo real y la imaginación). Fundación y La doble historia del doctor Valmy.

Buero Vallejo nunca abandona los temas existenciales (la búsqueda de la felicidad, la verdad, etc). Muchos de sus personajes poseen un defecto físico, símbolo de la condición humana. En sus obras suele haber personajes activos y comtemplativos. Ambos son extremos que necesitan aprender el uno del otro. Las obras de Buero Vallejo no presentan una conclusión, simplemente se plantea un problema y se deja al espectador que saque sus propias conclusiones.